The Artist triunfó en los Oscars

Conducida de nuevo -y ya van nueve veces- por el conocido comediante Billy Crystal, la 84 edición de Los Oscars se fraguó en medio del clasicismo de antaño y las nuevas tecnologías, cada vez más vigentes en el cine actual. Clasicismo entre el que nadó la gala, cuya gran triunfadora fue precisamente la película que evoca al pasado. The Artist, dirigida por el francés Michael Hazanavicius logró alzarse con cinco estatuillas doradas, entre las que destacan la de mejor filme, mejor director y mejor actor por la interpretación de Jean Djuradin.

 The Artist  es desde 1929 la primera película muda en lograr un Oscar, aunque no es pionera en cuanto a cromatismo puesto que La Lista de Schindler  (en blanco y negro) se alzó triunfadora en 1994. Cinco estatuillas también logró llevarse La invención de Hugo, de Martin Scorsese, pero de carácter más técnico. Ambas cintas, són el claro ejemplo que demuestra que el cine clásico no ha muerto, y que la estética sigue viva en Hollywood en un claro homenaje a Melies por parte de Scorsese.

El equipo de The Artist celebrando su triunfo.

 Con La dama de hierro, una  exultante Meryl Streep ataviada con un vestido dorado, se alzó con el tercer Oscar de su carrera. En la otra cara de la moneda encontramos películas cómo Moneyball y Caballo de Batalla, que se erigieron como las grandes derrotadas al aspirar, ambas, a seis nominaciones y no llevarse ninguna. Entre tanta cara conocida y tras la aparición de Christopher Plumier (82 años) cómo ganador al mejor actor de reparto por Beginners. En el apartado femenino, la ganadora fue la joven Octavia Spencer por su brillante interpretación en Criadas y Señoras. Un premio que seguro, le abrirá muchas puertas en el futuro.

 En cuanto a la representación española cabe destacar que Chico & Rita de Mariscal y Trueba se quedaron sin el Óscar a mejor película de animación en detrimento de Rango, de Gore Verbinski.. El también español Alberto Iglesias tampoco subió a recoger el premio a  la mejor banda sonora por El Topo, premio que sí logró, de nuevo, la dirección de The Artist. Pero los españoles, representados por Antonio Banderas y Penélope Cruz, no volvieron con las manos vacías. La  producción de Jaume Roures en Midnight in Paris, dirigida por el  tres veces  oscarizado Woody Allen, logró el premio a mejor guión original.

 La cinematografía iraní fue reconocida por su excelente trabajo en Nader y Simin, una separación. El discurso de su director, Asghar Farhadi emocinó con un llamamiento a al comprensión entre los pueblos iranís y estadounidenses. El documental Undefeated, dirigido por Daniel Lindsay y T.J. Martin, se impuso en su categoría por delante de Pina de Wim Wenders.

 Y entre el glamour de una gala teledirigida y de la que se intentó excluír a Sascha B.Cohen –sin éxito- por sus amenazas, que cumplió, al pisar la alfombra roja vestido del dictador Adm. Gen. Shabazz Aladeen, personaje de su próxima película, El Dictador . La última gala del Kodac Theatre bajó el telón y puso el punto final a una ceremonia marcada  por la escrupulosa intención de la industria en recuperar su imagen y la magia del séptimo arte en un contexto de crisis (y no sólo económica) mundial.

Anuncios

Acerca de Albert Mir

Uno más en el mundo, estudiante de Periodismo y trabajador, con inquietudes, como todos. Apasionado de la equitación, el fútbol y el rugby, siempre que puedo estoy viajando o leyendo un buen libro.
Esta entrada fue publicada en Mis historias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s